Los bosques tropicales se mueren. ¿Estamos a tiempo de remediarlo?

Comprender la importancia de los bosques tropicales es necesario para ser conscientes del profundo daño que supone su destrucción y desaparición. En las últimas décadas, la alteración de los principales pulmones de la Tierra está teniendo nefastas consecuencias, por desgracia, hace tiempo que ya son visibles.

La Selva Amazónica es uno de los bosques tropicales más importantes y grandes, pero no es el único. Existen más de quince bosques cuya protección es fundamental para la supervivencia de las especies y poblaciones de todo el mundo.

La realidad de lo que sucede en estos bosques nos afecta más de lo que nos podemos imaginar. Todo en el planeta está conectado de múltiples formas. De ellos depende el oxígeno que respiramos y el agua que bebemos.

Ahora un estudio publicado por el Centro de Resiliencia de Estocolmo, alerta de que los bosques tropicales se están muriendo. El proceso denominado como “sabanización” comienza a ser palpable, ¿sus consecuencias? Irreversibles. 

La importancia de los bosques tropicales

El agua es sinónimo de vida y biodiversidad. Sin ella, ninguna especie es capaz de sobrevivir superado cierto tiempo. ¿Sabías que los bosques tropicales son los principales creadores del ciclo del agua? Un proceso muy delicado y que nunca debería de ser alterado. 

Los bosques tropicales son los encargados de almacenar y liberar el agua en el medio ambiente. Cuando registran altas temperaturas, extraen el agua subterránea hasta la atmósfera formando nubes que regresan al suelo como lluvia. De este modo consiguen enfriar y regular la temperatura del planeta.

Similar es lo que sucede con el dióxido de carbono. Al reunir un incontable número de árboles y plantas, su capacidad de absorción es enorme. Gracias a ellos podemos respirar un aire más limpio y disponer de innumerables beneficios gracias a las propiedades de su gran vegetación.

En consecuencia, los bosques tropicales son el hogar de la mayoría de especies que se conocen en la Tierra. De hecho, su riqueza es tal que se estima que “del 40% al 70% de todas las especies vivas se originan en los bosques tropicales”. Sin contar las que todavía no conocemos. 

Los bosques tropicales más grandes del planeta

La Selva Amazónica es el bosque tropical más conocido. De hecho, es el más grande que existe en la Tierra. Para hacernos una idea, abarca el 40% del continente sudamericano y está presente en 9 países. 

La importancia del Amazonas para el planeta es sustancial. Sin embargo, estar presente en tantos Estados ha ocasionado su debilitamiento. Según datos recogidos por la NASA, en el mes de agosto se alcanzó la peor cifra de incendios en la Amazonía de Brasil: 29.307. 

Aparte del Amazonas, como te comentábamos al principio, existen cerca de quince bosques más cuya importancia también debe ser puesta en conocimiento:

¿Por qué están desapareciendo los bosques tropicales?

Las causas que explican por qué están desapareciendo los bosques tropicales son: la deforestación, los incendios y la alteración de los suelos. En pocas palabras, la acción del ser humano.

La sobrepoblación que vivimos actualmente requiere de más recursos, alimentos y espacio. Frente a esta escasez, en muchas regiones del mundo se ha optado por sacrificar a los bosques tropicales. Una solución factible a corto plazo pero devastadora a largo plazo. 

Si continúan desapareciendo al ritmo actual, las consecuencias a las que están condenados serán irremediables. Como explica el periódico El País: 

“Menos lluvia, más incendios, poca selva; poca selva, más incendios, menos lluvia. Ese es el círculo vicioso que tiene en riesgo la estabilidad y la conservación de la Amazonía”.

Y recordemos que sin agua ningún ser vivo puede sobrevivir. Plantas, animales e incluso, la especie humana, desaparecerían. 

De selva a sabana, el futuro de los bosques tropicales

¿Te imaginas que un día el Amazonas sea como la Sabana de Tanzania? Ese es el futuro que le espera a los bosques tropicales si no se revierte la situación actual. 

Según el último estudio realizado por el instituto especializado en medio ambiente, el Centro de Resiliencia de Estocolmo, la cuenta atrás ha comenzado. Arie Staal, autor principal del estudio, explicaba a El País:

“Hay motivos suficientes para preocuparse. Si las selvas tropicales cambian a un estado degradado y se convierten en sabanas, entonces se pierden las especies originales, se almacena menos dióxido de carbono y se producen menos precipitaciones”.

Sin los bosques tropicales, el cambio climático será todavía peor. Más periodos de sequías, incendios e inundaciones. ¿Sabías que también son los responsables de retener la humedad en los suelos evitando avalanchas en invierno?

Ante esto, los científicos insisten en la importancia de detener inmediatamente todas estas acciones humanas tan destructivas. 

No basta con reforestar, cada bosque tropical es único y su papel en el funcionamiento del planeta, definitivamente irremplazable. 

Por esto desde Rewinder te llamamos a la revolución, un nuevo presente hay por construir, tenemos la oportunidad de frenar y revertir la situación.

El bosque Rewinder crece día a día gracias a ti pero además, recuerda, el granito de arena que individualmente aportemos cada día, será el componente necesario para un futuro sedimentado y fuerte sobre el que poder continuar como especie y como planeta.