¿Cómo hacer leche vegetal?

En Rewinder hace un tiempillo que comenzamos a hacer nuestra propia leche vegetal, hemos probado con múltiples ingredientes y siempre en el momento del filtrado, probábamos con diferentes tejidos buscando el que mejor filtrara y luego se podría lavar bien. Tras varias pruebas dimos con un algodón natural muy ligero que decidimos convertirlo en bolsita para facilitar la labor en el proceso. Esto en Rewinder, ¡nos encanta! Facilitarte la vida y si es con sabor, mejor;)

Hacer leche vegetal es muy sencillo, si pruebas y te gusta, repetirás con frecuencia.

Vamos a mostraros cuatro versiones diferentes de leche vegetal para hacer: leche de almendras , leche de avena , leche de avellanas y leche de sésamo negro.

Son las que propone Marta Caballero en su blog Crujiente y al dente .

Son  fáciles de hacer, económicas, y con ellas  cuidamos de nuestra saludevitamos la generación de residuos y contaminantes al medio ambiente  y protegemos a los animales .

Existe un abanico muy amplio de bebidas vegetales, tan amplio como frutos secos, cereales o semillas quieras usar. Así que, aquí van las indicaciones para elaborar su propia leche vegetal casera con lo que más os guste: cáñamo, anacardos, pistachos, quinoa, chufa, almendras …

A cada una de ellas le puedes añadir diferentes ingredientes extras que le darán un sabor más a tu gusto, como el cacao (que funciona genial con la leche de avellanas), canela , cáscara de limón o naranja, cúrcuma, vainilla … También puedes optar por dejarlas con su sabor original para usarlas en recetas tanto saladas como dulces.

TIEMPO DE PREPARACIÓN

15 minutos

NÚMERO DE RACIONES

5 personas

Ingredientes:

  • 1 taza de avellanas crudas
  • 1 taza de almendras crudas
  • 1 taza de copos de avena
  • 1 taza de sésamo negro
  • Agua
  • Aceite de coco o girasol
  • Pellizco de sal
  • Sirope de agave u otro endulzante (opcional)

Necesitarás:

– una batidora

– cuencos

– botellas o tarros para guardar las leches

– y una tela fina, en este caso te proponemos nuestras bolsas Rewinder para hacer leche vegetal, que es ideal.

Preparación:

La proporción de agua sería 3-4 tazas por cada taza de fruto seco o semilla. Puedes añadir sirope de agave al gusto. Una cucharadita de aceite de coco o girasol mejora la textura y ayuda a la absorción de algunas vitaminas liposolubles.

La noche anterior a elaborar nuestra leche vegetal, pondremos en remojo el ingrediente que vayamos a usar. Este proceso se llama y activa hace que los frutos secos sean más fáciles de triturar, digerir y que sepan mejor. En el caso de la avena, sólo remojar una hora.

Transcurrido el tiempo en remojo, escurrir y aclarar nuestro ingrediente base.

Triturar varios minutos junto al agua, que añadiremos poco a poco, un pellizco de sal y el aceite.

Colar a través de nuestra bolsita. Estrujar y exprimir para obtener la mayor cantidad de líquido posible.

Prueba tu bebida vegetal y decide si quieres endulzarla, aligerarla, saborizarla… 

Guárdala en un recipiente en la nevera un máximo de 3-4 días.

Las leches vegetales suelen separarse en estratos al reposar: agítalas antes de usar. No debemos sobrecalentarlas, ni hervirlas ya que se cortarán. 

Guarda la pulpa sobrante en el congelador, ¡hay muchas maneras de utilizarla!

 

Beneficios de la leche vegetal

Las leches vegetales son una excelente opción si queremos cuidar a los animales y del medio ambiente, pero sobre todo para nutrir nuestro cuerpo de la mejor forma posible.

El ser humano es el único mamífero que toma leche después de ser destetado. Por este motivo gran número de personas acaban desarrollando intolerancia a la lactosa. Incluso sin ser alérgico a la leche, el consumo de esta puede tener consecuencias negativas para la salud. En ocasiones, al beberla ingerimos las hormonas y antibióticos que suministran a las vacas, ovejas y animales de los que extraen la leche.

Por otro lado, hay muchas empresas de la industria láctea con procedimientos que conllevan un terrible maltrato animal. Algunos de los crueles actos que se cometen en algunas industrias lácteas es la inseminación artificial de las vacas, para que sigan produciendo leche. También muchos terneros son separados de sus madres poco después de nacer y alimentados con sustitutos lácteos artificiales que les causan anemia y enfermedades.

Además, el impacto ambiental de los lácteos es altísimo: se contaminan aguas con el estiércol, aumenta la toxicidad del suelo (por el uso de pesticidas y fertilizantes), se emiten altas emisiones de metano por la cantidad de animales concentrados en las industrias…

Si te animas a introducir la leche vegetal en tu alimentación estarás ayudando a combatir el cambio climático y mejorar tu bienestar personal.

Esperamos que haya sido de ayuda este artículo.

Ahora solo queda que elijas tu favorita y ¡qué la disfrutes!