Algodón orgánico: características y beneficios

La base de nuestros productos es el algodón orgánico. Por eso, te contamos qué es, cuáles son sus características y sus beneficios.

¿Qué es?

El algodón orgánico procede de un cultivo sostenible que debe cumplir una serie de requisitos que han de estar certificados. Para que ese cultivo sea considerado ecológico u orgánico tiene que estar libre de pesticidas sintéticos, fertilizantes químicos, herbicidas o semillas modificadas genéticamente. Quienes cultivan este producto solo usan insumos ecológicos.

Además, este tipo de plantaciones sigue un sistema de rotación para conservar el suelo y es recogido a mano, ya que la recogida con máquinas supone rociar la plantación con herbicidas químicos. Pero hay más. Para que el algodón se considere orgánico, ha de ser procesado y convertido en un hilo que no use ni tintes ni blanqueantes químicos.

La diferencia es clara: para el cultivo del algodón convencional se utiliza más del 10% de los pesticidas y más del 25% de los insecticidas que se consumen en el mundo, productos que no se eliminan ni del tejido ni del entorno, lo que no solo puede producir problemas en la piel de quien lo usa, sino que contamina el suelo y el agua, y daña el entorno.

Características

El algodón orgánico es más suave y lo notas en la piel. Debe estar certificado como tal por organismos como OEKO-TEX, la etiqueta ecológica líder mundial para productos textiles que han sido certificados por institutos reconocidos internacionalmente. Es un sistema independiente que verifica que no haya sustancias nocivas ni en textiles ni en las fases de fabricación de un determinado producto.

Para obtener este certificado el producto pasa varias pruebas en los que se analizan los materiales, la empresa solicitante, la garantía de calidad y los procesos de producción.

Beneficios

  • Evitas exponer la piel a sustancias tóxicas y, por lo tanto, la posibilidad de que se produzcan reacciones alérgicas.
  • Es un algodón ideal para personas con problemas de salud en la piel, sea cual sea el motivo.
  • Contribuimos a la conservación del medio ambiente y a la no degradación del suelo y contaminación del agua.
  • Fomentamos la economía justa, ya que los trabajadores de las plantaciones tienen aseguradas unas condiciones laborales dignas y de salud.